Manos de Topo

CartelMdT2Mirador POP cierra la primera parte de la temporada 2010 con la comparecencia de uno de los grupos que ha revolucionado la escena independiente nacional.

Lo de Manos de Topo es un misterio. ¿Cómo es posible que alguien tuviera la paciencia para darle una oportunidad a las canciones, soportando al mismo tiempo la controvertida voz de Miguel Ángel Blanca y el aire aficionado que lo envuelve todo? ¿Quién sería el primero? Ole por él, en cualquier caso. Porque se trata de eso, de que las canciones son redondas, las letras demoledoras y socialmente necesarias, pero es el exceso de personalidad de su vocalista lo que espanta a muchas de las personas que se acercan al grupo. Y la cuestión es que a muchos les sigue espantando, o bien no tuvieron fuerzas para volverlo a intentar.

Y es una pena, porque se van a perder importantes lecciones vitales. En primer lugar, como digo, las composiciones gozan de la cualidad de poseer una perfecta anatomía pop, aunque a veces los topos optan por la linealidad en lugar del esquema estrofa-estribillo. Mientras, los arreglos naïf van creando una tela de araña de la que no es posible escapar cuando en tu cabeza empiezan a rebotar frases como Me gusta oírte roncar y que haya pelo en el aseo / Me gusta ir a cenar a tu casa en Año Nuevo, bromear con tu papá, poder llamarle suegro.

Si existe algo de interés en que guste el grupo, hay que aprovechar ese momento para darle al ipod y seguir escuchando y sumergiéndose en la lírica inédita de los perdedores. Porque Manos de Topo vinieron para darle voz no al desamor, sino a los frustrados, a todos los que no disfrutaron de la adolescencia sino que, más bien, la sufrieron y, en una parte, la siguen padeciendo por, quizá, una falta de práctica que los convirtió al onanismo, no sólo sexual, sino también social.

Acercarse a un directo de Manos de Topo es darle una oportunidad a la solidaridad. El mundo no será mejor, pero si usted es una mujer, se topará con el primer grupo de música que trata de exponer certera y crudamente, la pequeñez que sentimos los chicos durante años (o lustros); si es uno de estos últimos y ya lo ha superado, podrá esbozar media sonrisa rememorando ese prescindible pasado; si no, andará en la primera fila bailando como un topo más. Y si usted siempre fue un ganador, no nos engañemos… este no es su concierto.

Isaac Lobatón
Anuncios

2 pensamientos en “Manos de Topo

  1. Hola me llamo Jose Luis y soy de jerez junto a un grupo de amigos amantes de la musica.Tengo un don que es enterarme siempre tarde de las movidas.Me gustaria que alguien me pudiera decir como enterarme de los proximos conciertos del Mirador Pop. Mi correo jimenez_dengra@hotmail.com Mil gracias a todos.

Los comentarios están cerrados.