Crónica 15/4 – Nudozurdo + Perro Peligro

Nudozurdo nunca habían tocado en Cádiz y la expectación era muy grande la pasada noche del viernes. Sobre la una de la madrugada el ambiente de la Sala Imagina Club era inmejorable para ver al que, dicen, pasa por ser uno de los mejores directos del país. De amenizar la espera se había encargado el muy reseñable combo Portuense Perro Peligro, que nos encandiló con su ecléctica propuesta, que transita desde el rock progresivo instrumental al kraut-rock más bestia. No dejan indiferentes estos chicos, no, por algo son semifinalistas de Proyecto Demo el concurso de maquetas auspiciado por Radio 3 y el FIB. ¡¡Os deseamos mucha suerte, perros!!

Nudozurdo venían a Cádiz a presentar su último y esperado trabajo “Tara Motor Hembra” (Everlasting, 2011). Los madrileños empezaron suaves con “Laser Love”, uno de los temas de ese ultimo disco. Pasado este preludio, el público tuvo poco espacio para asimilar lo que se le venía encima, ya que a partir de ahí Leo y los suyos pusieron la velocidad de crucero al repertorio, encadenando intercalados los grandes hits de su último trabajo: “Prometo hacerte daño”, “Golden gotele” y “Prueba/error”, junto con “Mil espejos” y “Ha sido divertido” de su aclamado anterior disco “Sintética” (Recordings From the Other Side, 2008).

El publico a esas alturas fluía fascinado ante la tormenta eléctrica de emociones, crescendos y medios tiempos alternados con momentos delicados e íntimos, y ante la presencia de un grupo con una puesta en escena sencilla pero envolvente e hipnotizante. Muy destacable para nosotros el aura que proyecta Leo Mateos sobre el escenario, vocalista del grupo, que con su distanciamiento y saber estar interpretativo hace que el repertorio crezca a limites insospechados.

Con el concierto en su recta final, decidieron dar un respiro al respetable, interpretando “Utilízame”, tema que abre su primer disco homónimo, y quizás el menos conocido, “Nudozurdo” (Recordings From the Other Side). La rabiosa y distorsionada “Conocí el amor” abrió de nuevo el pozo de la sabiduría de los mejores momentos de su último disco, que junto con la bellísima “Dosis modernas” volvieron a maravillar a un público definitivamente entregado a la causa nudozurdista.

El ataque final del concierto desconcertó a algunos con la interpretación de “Dentro de él”, también de su primer disco; aunque al sonar los primeros acordes de la elegíaca “El hijo de Dios” todos recuperamos el amor y la fe por este inmenso grupo y dimos las gracias a estos profetas por habérsenos anunciado en Cádiz la pasada noche del Viernes de Dolores.

Anuncios